lunes, 26 de octubre de 2015

MINDFULNESS PARA NIÑOS. RELAJACIÓN.


La capacidad de relajación de los niños siempre la he considerado fundamental en el periodo escolar y fuera de él. Vivimos, desde los más pequeños hasta los adultos, en un círculo de actividades desde que nos levantamos y salimos de casa, hasta que nos acostamos.

También es muy frecuente escuchar que los niños están siempre muy nerviosos, si es que no para, no se está quieto ni un momento.. ¿ os suena verdad?

Bueno pues este curso y otros tantos, siempre realizábamos pequeñas relajaciones, no es la primera vez que hemos hecho yoga ( a nuestra manera claro) y este año llevábamos 15 días realizando en días alternos Mindfulness. ¿Qué es esto de Mindfulness? Pues veréis, hace poco en un viaje que realice estaba en el metro de París y vi un cartel de un niño relajándose con una rana... yo en la EGB dí francés y por lo que yo pude entender del cartel, a grosso modo, es que era un libro que usa un técnica que miles de padres, madres y niños de Francia, habían llevado a cabo y el nivel de estrés había disminuido... y eso a mi, claro, pues me llamó la atención. 
Ya aquí busque el libro, y lo encontré:


Habla sobre la relajación y sobre esto del Mindfulness que yo todavía no había escuchado.... Leí e investigue y dí con este vídeo y varios más con los que hemos ido practicando en el aula...


Cuál ha sido mi sorpresa que este fin de semana en las increíbles jornadas de innovación educativa realizadas en Cehegín, una de las ponencias era el Mindfulness en las aulas.... y los beneficios de la misma...


Para que os hagáis una idea, el mindfulness (o conciencia plena) no es otra cosa que estar conscientemente presente, queriendo comprender qué es lo que ocurre, desde una actitud abierta y amable. Se trata de prestar atención, momento por momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, de forma principalmente caracterizada por "aceptación". Dicho así suena complejo, pero la verdad es que es más simple de lo que parece. A veces no nos damos cuenta de que la mente va muy deprisa, y que en ocasiones no disfrutamos del presente porque estamos, por ejemplo, juzgando, experimentando sensaciones desagradables del pasado o preocupándonos por el futuro. Bueno, no sé si os he liado todavía más. El caso es que tanto la psicología clínica como la psiquiatría han desarrollado técnicas de mindfulness, y la investigación ha demostrado que las terapias basadas en mindfulness son eficaces, en especial para reducir la ansiedad, la depresión y el estrés.

¿Por qué mindfulness para niños? La verdad es que, afortunadamente, cada vez hay más estudios que se interesan por los niños. Nos preocupamos por su equilibrio emocional, el desarrollo de su resiliencia (capacidad de sobreponerse a periodos de dolor emocional y situaciones adversas), de su atención... Y se ha demostrado el beneficio del mindfulness, tanto en adultos como en niños. En el mundo en el que nos ha tocado vivir, tan exigente, con tantas ocupaciones y actividades, siempre con prisas, con tantísimos estímulos inexistentes hacía tan sólo unos años, se hace necesario encontrar un momento de tranquilidad, tanto física como mental. Comenta la autora del libro que durante los años 2008, 2009 y 2010 creó un entrenamiento para practicar mindfulness en la escuela, basado en el programa de mindfulness de ocho semanas para adultos, de Jon Kabat-Zinn. Tanto profesores como alumnos estaban encantados y pudieron apreciar mayor tranquilidad en clase, mayor grado de concentración y más honestidad. Los niños se volvieron más amables hacia ellos mismos y hacia los demás, ganaron confianza y emitían juicios con menor rapidez. Interesante, ¿verdad?   fuente: Aula de Elena.





No hay comentarios: